960 038 688¿Necesitas ayuda?

0

¡Venta Flash!

-21% DTO EN TODA LA WEB.
DESCUENTO ya aplicado en los precios.
Y con ENVÍO GRATIS. Aprovéchalo.
Fin de la promoción en:
Horas
Minutos
Segundos



GUÍA DE MEDICIÓN: Cortinas de lamas verticales

 

PASO 1: CALCULAR EL ANCHO DE LA CORTINA QUE NECESITAMOS

PASO 2: CALCULAR EL ALTO DE LA CORTINA QUE NECESITAMOS

OBSERVACIONES

PASO 1: CALCULAR EL ANCHO DE LA CORTINA QUE NECESITAMOS 

 


Caso 1: Hay suficiente espacio libre a ambos lados de la ventana

  • Cuando a ambos lados de la ventana hay espacio libre, nos encontramos ante el caso más sencillo y deseable de todos.

    Simplemente, debemos medir el ancho del marco de la ventana y añadirle 15 cm a cada lado, para que la cortina cubra bien la ventana, consiguiendo así la instalación que ofrece mejor estética.

    Por tanto, para este caso: Ancho total en cm = X + 30 cm

Caso 2: La ventana está encajada entre paredes

  • En caso de que nuestra ventana esté encajada entre paredes por ambos lados y, por tanto, no tenga espacio libre ni a un lado ni a otro, mediremos el ancho del marco de la ventana y descontaremos 1 cm en total, 0.5 cm por cada lado, para prevenir que el estor sea más grande que el espacio disponible y no quepa en el hueco disponible.

    Por tanto, para este caso: Ancho total en cm = X - 1 cm

PASO 2: CALCULAR EL ALTO DEL ESTOR QUE NECESITAMOS 

 


Caso 1: Instalación a pared

  • Para instalar nuestra cortina de lamas verticales con sujeción a la pared, debemos medir desde el punto de la pared donde queremos colocar la cortina hasta el suelo y no descontar nada. Por lo general, el anclaje a la pared se sitúa 10 cm por encima de la parte superior del marco de la ventana.

    Por tanto, Alto total en cm = Y

Caso 2: Instalación a techo

  • Medimos desde el techo hasta el suelo, y después le descontamos 2 cm por abajo.

    Por tanto, Alto total en cm = Y-2

Observaciones 

 


Nota sobre los consejos que le ofrecemos

  • Estos consejos que le ofrecemos son recomendaciones muy útiles basadas en nuestra experiencia, pero no son de cumplimiento estrictamente obligatorio, pues cada usuario puede decidir, libremente y según sus propios criterios, cuál es el mejor modo de cubrir sus ventanas.